La Parroquia celebra el Día del Enfermo

malalt

El domingo 22 de mayo de 2016, solemnidad de la Santísima Trinidad, celebramos en la parroquia de Sant Antoni Abat de Canals el Día del Enfermo.

Todos los miembros de la Pastoral de la Salud, visitadores y ministros extraordinarios de la comunión, prepararon con mucha cura y dedicación este día, en el que nuestra parroquia quiere hacer presentes los enfermos y los ancianos, tan amados por Dios.

Un mes antes empezaron las reuniones preparatorias, las visitas invitando a participar a este sector de nuestra sociedad a veces tan olvidado, las listas con las necesidades que podían presentar…

Al mismo tiempo, se habló también con la coordinadora de la catequesis de confirmación para proponer a los más jóvenes su participación como voluntariado.

Pasadas las 10 de la mañana, los coches con un conductor y al menos un joven, salían hacia los domicilios de las personas a las que se tenía que llevar.

Hacia las 10’30 las visitadores iban acudiendo para ir disponiendo los ancianos y enfermos e indicándolos donde podían sentar para participar cómodamente de la eucaristía.

Puntualmente, a las 11’00 horas empezó la misa con la iglesia llena de personas dispuestas a participar plenamente de todos y cada uno de los momentos.

Mn. Emili, acompañado por don Daniel hizo referencia a que a lo largo del tiempo pascual todos los domingos habíamos celebrado primeras comuniones, bautizos, en pentecostés la confirmación de jóvenes… y ahora era el momento de los que lo están pasando mal, bien por tantos y tantos años como llevan a las espaldas o por enfermedades que los producen sufrimientos. No dejó de hacer presentes a sus familias que también sufren las situaciones.

Refirió que Dios no es como un medicamento que quita los dolores pero que se hace presente, ayudando a llevar adelante el sufrimiento.

Un momento muy emotivo fue al final, cuando con lágrimas en los ojos, todos los presentes cantamos el himno a nuestro patrón. No faltaron los vítols. Pensamos que muchas de estas personas sólo visitan una vez la iglesia al año, precisamente en este día.

Para acabar toca dar las gracias, al rector Mn. Emili y don Daniel, a los miembros de la Pastoral de la Salud, a los jóvenes de confirmación y sus catequistes, al coro parroquial que amenizó la celebración con sus cantos y sobre todo, a los mayores, enfermos y sus familias.

Ahora ya toca ir pensando en la celebración de 2017.

Que el Señor nos ayude a andar y a estar junto a los enfermos.