Final del año de la fe


A lo largo de estos años hemos estado reflexionando sobre nuestra fe. Hemos pedido al Señor, escuchado su Palabra, ” Ojalá que hoy le escucharemos “; hemos ido contemplando al Verbo encarnado que es Cristo, nuestra vida, y queremos vivir como testigos suyos. Testigos de amor , de acogida y de bondad. En este último año animados por el Papa Benedicto XVI y Francisco, hemos vivido el Año de la Fe. Hoy cuando ya se concluye este año, queremos decirle a Jesús que creemos en él. Él es nuestra vida aquí en la tierra y esperamos que también en la otra.

Como signo de gratitud, hemos hecho un Icono en el que Jesús resucitado se ha hecho presente entre nosotros (la bendecimos en la Pascua del año 2011).

Cuando empezamos la Cuaresma del año 2013, se bendijeron las puertas que cierran la imagen durante la Cuaresma (es el signo de la espera y preparación para la Pascua) y hoy, bendecimos el interior de estas puertas que en su parte exterior llevan un resumen de la Biblia y en su interior , nos muestran unos ángeles que señalan a Jesús, nuestra vida.

Esta obra ha sido realizada por Jesús María Úbeda, hermano de nuestro Rector, con la ayuda de Salvador Úbeda, también hermano suyo.

Debemos ser como los ángeles, portadores de buenas noticias para nuestros hermanos y tenemos la mejor noticia que se pueda dar: JESÚS ES MISERICORDIA Y SU AMOR NOS ACOMPAÑA SIEMPRE.

Después de la bendición de las puertas, cada grupo de IDR presentó al Señor sus oraciones y acciones de gracias y tras ello a cada miembro se le hizo entrega del Credo.

Et donem gràcies Senyor pel teu testimoni d’amor i per l’entrega de la teua vida, perquè el patir i morir realment com a home, va suposar la nostra salvació.

Senyor et demanem per totes aquelles persones que donen la vida per nosaltres. Dona’ls força per a seguir el teu camí i acompanyar-nos a recorrer-lo.

Senyor, moltes gràcies per fer del nostre món un lloc per estimar-nos, un lloc per a compartir les nostres vides, un lloc on tots cabem i on deguem sentir que tots formen part d’eixe projecte que és ser vida.

Senyor, et demanem que ens ensenyes a conviure com a vertaders cristians en aquest món que ens has regalat.

Senyor, et donem gràcies perque has patit junt amb nosaltres la creu i la mort, al igual que compartirem amb tu la resurrecció i el dia del juí final. Ens examinaràs de l’amor, de l’amor que tu ens has donat de mans plenes.

Senyor et demanem per a que ens ajudes i ens faces comprendre per poder acceptar la mort, no com el final del camí sino com el començament d’una nova vida per a trobar-nos amb el pare.

Te damos gracias señor por enviarnos tu espíritu, por el cual nos hemos enriquecido y hemos conseguido otra visión de la vida.

Espíritu Santo, aumento nuestro amor y nuestra fuerza para poder llevar adelante tu evangelio, no solo de palabra sino también con nuestro testimonio.

Te damos gracias Señor por enseñarnos a que nuestra vida no termina en la tierra, se transforma y nos lleva a otra nueva y eterna en el cielo junto al padre, un reino de amor.

Te pedimos señor capacidad para creer en ti, necesaria para cambiar nuestras vidas y llegar a ser dignos de alcanzar el lugar junto al padre, que nos has manifestado.

Te damos gracias, Dios vivo y verdadero porque estás en medio de tu pueblo. Por este itinerario formativo que estamos recibiendo dentro de la Iglesia y reforzando nuestra Comunidad.Gracias por darnos la gracia recibida en el Bautismo y adentrarnos en el corazón del misterio de la Fe.

Señor, danos una fe que nos lleve a transmitirla a todos y que llegue a los jóvenes y niños y que vivamos siempre iluminados por tu luz, amor y confianza.

Gracias Señor porque todos los días puedo volver a empezar. Nos ayudas a intentar conservar la pureza del alma, a ser modestos con nuestras actitudes. Nos ayudas a comprender la pequeñez de lo terrenal y la grandeza de lo divino, la brevedad de esta vida y la eternidad futura. Concedenos Señor una buena preparación para la muerte y alcanzar contigo la paz eterna.

Te pedimos Señor por todos los Santos de la Iglesia, para que ellos nos den fuerzas para ser humildes y vencer nuestras tentaciones. Que alejen de nosotros los peligros del alma y el cuerpo. Te pedimos también que nos concedas el don de la gracia para que por medio de la ella seamos vuestros perpetuos compañeros en la gloria.

Te damos gracias Señor por vencer al demonio (padre de la muerte) y rescatar a los justos del seno de abraham, descendiste como Salvador anunciando la hora de su liberación y llevarlos a la visión del padre. Gracias Señor por la resurrección, fundamento de nuestra fe que, a través del testimonio de los apóstoles (la iglesia) hemos conocido esta gran verdad. Con tu resurrección venciste a la muerte y a los muertos les das vida.

Te pedimos Señor que nos aumentes la fe, la esperanza de que la muerte no es el final, es el principio de la nueva vida.

Desde el momento en que María dice el “Sí” “Hágase en mi tu Palabra”, abre un nuevo horizonte. María tiene fe, cree en la Palabra de Dios. Confía y cree en el Espíritu, y acoge en su seno y da vida a Jesucristo, su único hijo. Y Dios, a través de María, entra en el tiempo.

Señor, te pedimos por todos aquellos que proclaman tu mensaje, en especial por nuestro Papa Francisco, para que todos ellos sigan por el camino del Evangelio, estén donde estén, y no se desanimen en transmitirnos la fe con perseverancia y alegría.

Te damos gracias Jesús por haberte hecho tan pequeño, uno como nosotros. Por haber elegido a María como madre, nuestra madre. María, llena de gracia, ejemplo de humildad, de silencio, de esperanza. Camino que nos conduce a ti.

Quisiste nacer de Sta Maria Virgen, para conocer nuestra condición humana y con ello nuestra debilidad. Te pedimos la fuerza necesaria para, junto con María, seguirte, respetarnos y querernos como tú lo hiciste.