DÍA DEL ENFERMO


Hoy, solemnidad de la Santísima Trinidad, hemos celebrado el dia del enfermo, coordinado desde la Pastoral de la Salud. Este grupo está constituido por los ministros extraordinarios de la comunión y las visitadoras. También asiste don Daniel, el sacerdote adscrito a nuestra parroquia.

Hemos celebrado juntos la eucaristía y han recibido el sacramento de la Unción de Enfermos unas cien personas. Como ha recordado don Emilio en la homilía, no es un sacramento para aquellos que van a morir, es un sacramento para sanar para la vida. 

Como había un grupo numeroso de chicos y chicas de la catequesis de confirmación, ha recordado que hemos estado asistiendo en domingos anteriores a celebraciones de primeras comuniones, confirmación y ahora tocaba a los portadores de la sabiduría, los ancianos y enfermos, que en su sufrimiento ayudan a Jesús a llevar la cruz, y que es Él mismo quien desde ella les anima y asiste en su sufrimiento.

Ha insistido también en que no hemos de abandonar a nuestros mayores, les hemos de estimar, comprender y hacer que su ancianidad y/o enfermedad sea menos dura. Nos ha puesto delante la realidad: dentro de unos años, si Dios quiere, nosotros iremos ocupando los bancos en los que ellos estaban hoy.

Ha sido una celebración sencilla, muy emotiva, que ha hecho asomar las lágrimas en más de un rostro, ha inspirado ternura y nos ha hecho ver de nuevo que sin Dios no somos nada y que al atardecer de la vida también poder dar servició a los hermanos.

El coro parroquial se ha encargado de animar con sus cantos en momentos destacados de la misa.

Un año más hacemos presentes a los enfermos, un año más HACEMOS PARROQUIA.