Confirmaciones


Hoy, día de Pentecostés, nuestros jóvenes confirmandos, han reafirmado su fe cristiana después de dos años de preparación y catequesis, e inundado por el Espíritu Santo, han dicho sí, soy cristiano, lo mismo que el día de su bautizo.

El viernes tuvieron la confesión general, de manos Mosén Emili, y después el ensayo para la celebración del domingo. El nerviosismo y la juventud de los que ensayaban, hizo a que se alargase un poco hasta que finalmente todo quedó en orden y como debía de ser para el día señalado.

Ha sido un fin de semana repleto de actividades para los confirmandos, y para sus compañeros de primer curso que los han en algunos actos. Y por fin hoy domingo, 19 de mayo, ha llegado. El Gran día!!. Para este día de gran importancia han acudido todos, puntualmente, ataviados con sus mejores trajes, acompañados de sus familiares y amigos, a la celebración de las confirmaciones de 2.013 en la Eucaristía de las 12.

La Eucaristía ha sido celebrada por el Vicario Episcopal Mosén Javier Llopis, nuestro Mosén Emili Úbeda, con la ayuda de Jordi. Ha sido una celebración solemne, por su importancia, donde los jóvenes han sido los protagonistas, y han participado acompañados de sus catequistas de toda la eucaristía. En la homilía, Mosén Javier, les ha hablado de la continuidad parroquial, y de los dones que a cada uno de nosotros, y también a ellos, nos ha regalado Dios, que los tenemos que descubrir y que debemos saber aportar con gratuidad al resto de seres humanos, y como no, también a la parroquia.

Para finalizar, sus compañeros de primer curso les han hecho entrega de un detalle para que recuerdan todo lo que han experimentado a lo largo de estos dos años, y como no, la foto de grupo, donde el gran ramillete de jovencitos y jovencitas ocupaban todo el altar mayor, y que han llenado nuestra parroquia de alegría y risas propias de la juventud que inundaba la Iglesia, y la celebración del día. Ya tenemos a todos confirmados, ahora esperamos que el Espíritu Santo les estimule a ser cristianos de provecho, que participen más de la vida que nuestra parroquia los ofrece, poniendo al alcance de todos, esos dones que Dios les ha regalado cada uno de ellos.