Clausura del curso de catequesis de infancia de segundo

final-de-curs-cate-segon

Después de un curso lleno de actividades, llega a su fin la catequesis de infancia de segundo este sábado 24 de mayo. Parecía ayer cuando los niños, con el grupo de catequistas, comenzámos con ilusión un nuevo año de formación cristiana. Un año que iba a introducirlos un poco más en las enseñanzas que nos aporta vivir cerca de Jesús.

Lo iniciaremos con el reconocimiento de la Iglesia como elemento de unidad de los cristianos, pasando por la parábola de los talentos y el cumplimiento de los Mandamientos, reflejo de que nos sentimos cristianos y queremos serlo en todos los ámbitos en los que nos movamos. Vino Navidad, con su correspondiente Adviento como preparación de esta Fiesta, y el Festival de Navidad, en que todos los niños pudieron participar en una actividad conjunta con los Juniors que nos representaba el nacimiento de Jesús. A continuación, celebramos una xocolatà al volver de las vacaciones y empezaremos unas semanas dedicadas al entendimiento de la Eucaristía, sacramento para el que los niños han ido preparándose. Hemos intentado transmitir que no se trata de un rito puntual que lo celebran una vez en la vida, sino que en su celebración sentimos la Palabra de Dios para aplicar sus enseñanzas a la vida cotidiana y recibimos a Jesús como símbolo de unidad entre cristianos.

Celebramos el Merienda del hambre con Manos Unidas, iniciaremos la Cuaresma y la Pascua y tuvo lugar la Fiesta del Perdón, el sacramento previo al de la Eucaristía en que los niños hicieron examen de conciencia y descubrieron la necesidad del perdón en la vida de los cristianos. Por último, tratámos la manera de orar, porque Jesús, como amigo de los niños, y los mayores, no está lejos, sino muy cerca de sus vivencias.

Y así desde el 22 de abril al 19 de mayo fueron comulgando todos los niños distribuidos por colegios. Desde esta sede queremos agradecer las buenas tardes que hemos podido compartir con sus hijos durante todo el año y confiamos en que el propósito con el que iniciamos el curso en Octubre se consiga: que estos niños, a lo largo de su vida y acompañados por sus familias, continúen profundizando en el camino cristiano al que un día fueron llamados.